ACREDITACIÓN DE PROGRAMAS EDUCATIVOS

La acreditación es un proceso establecido para garantizar la calidad y pertinencia de los programas educativos, buscando que éstos cumplan los estándares mínimos internacionales reconocidos para los programas de buena calidad de técnico superior universitario y licenciatura. Los mecanismos previstos para asegurar la calidad de la educación son la evaluación diagnóstica y la acreditación.

El propósito de la evaluación diagnóstica es esencial antes de iniciar el proceso de acreditación, ya que valora los procesos y prácticas de una institución de educación superior en su totalidad o de algún programa en específico. Las observaciones y hallazgos en este proceso son esenciales, ya que al atenderlos oportuna y sistemáticamente permiten fortalecer los criterios de calidad que presenten debilidades. Además, esta buena práctica promueve en las instituciones la cultura de la mejora continua de los programas educativos, incorporando las tendencias internacionales para la formación de profesionistas.

Lo cual contribuye a que los programas educativos sean de buena calidad, es decir, proyectan a sus alumnos como factores de cambio social en el desarrollo de su país ante el constante cambio mundial, cumpliendo con determinados criterios, indicadores y parámetros de calidad en su estructura, organización, funcionamiento, insumos, procesos de enseñanza, servicios y en sus resultados.